AFP

En una pequeña sala en la prisión de la capital panameña se encuentra el taller de IntegrArte, una marca de ropa, accesorios y objetos decorativos al que varias reclusas se unieron bajo un proyecto gubernamental con la esperanza de reducir sus condenas.