Ugur y Demir no cayeron en la trampa de Cemal, lograron irse del lugar donde supuestamente robarían, se dieron cuenta que se trataba de un plan para encarcelarlos.