El corazón de Demir deberá ser muy fuerte para poder soportar que su pequeña Oyku ya no recuerda quién es él.