EFE

En el verano 2015 de Andrés Sarda, la mujer emprende un viaje imaginario a través de sus múltiples versiones e interpretando los códigos estéticos de diferentes culturas, que van de Japón a España, pasando por Brasil o la India.