EEUU Música -  26 de marzo 2021 - 13:40hs

Niall Horan se sentía como un prisionero a merced de los fans de One Direction

Han tenido que pasar varios años antes de que el cantante haya logrado comprender qué pasaba por la cabeza de los jóvenes que acampaban frente a los hoteles en los que él se alojaba con sus compañeros de banda y que le impedían pasear por la calle con normalidad

La banda One Direction saltó a la fama a nivel internacional en 2011 gracias al éxito de la canción 'What Makes You Beautiful' tras comenzar su andadura profesional en el concurso británico 'The X Factor' y por aquel entonces ninguno de los cinco componentes originales podía imaginar realmente hasta que punto les iba a cambiar la vida.

Una de las normas no escritas de la industria discográfica dicta que jamás debe criticarse a los fans o quejarse por sus muestras de devoción para no parecer un desagradecido, pero Niall Horan se la ha saltado ahora para admitir que llegó a sentir que estaba en una especie de prisión en la que le habían encerrado las mismas personas que le habían convertido en una estrella.

"Me sucedió un par de veces, porque teníamos entre 17 y 19 años. Para mí resultó muy duro porque siempre necesito estar haciendo algo y verme obligado de repente a cerrar las cortinas de mi cuarto en el hotel me parecía una locura ", ha explicado el artista de 27 años en la serie 'Just People'.

"Entonces no puedes comprender lo que pasa por el cerebro de un fan. Ahora lo entiendo, de verdad, pero en aquel momento no podía evitar pensar: '¡Pero si tenéis nuestra edad! ¡Dejadnos salir! Solo queremos caminar tranquilos por la calle'", ha agregado.

En concreto, Niall recuerda un viaje a Lima, en Perú, en el que se dio de bruces con la realidad y comprendió que ya no podía hacer planes improvisados en los países que visitaba con sus compañeros de grupo sin que hubiera un dispositivo de seguridad de por medio.

"Cuando nos levantamos a la mañana siguiente después de llegar a la ciudad, Louis y yo nos pusimos a jugar al Fifa y Liam vino a buscarnos para que nos marcháramos porque habíamos acordado ir a un centro comercial. Louis tenía las cortinas cerradas y nos dijo que echásemos un vistazo fuera. Resulta que la policía había hecho un recuento y había 10.000 personas en la calle", ha explicado.

En esta nota: