Hijos de los nueve exmilitares que lideraron un intento golpista contra el exdictador Manuel Antonio Noriega aún tienen vivo el recuerdo de aquél tres de octubre de 1989, cuando sus padres fueron asesinados.