Las deficiencias en las plantas de potabilización y sistemas de distribución del agua, y la falta de capacidad de las autoridades para actuar ante situaciones de emergencia, quedó en evidencia este 2011 con la crisis del agua, que provocó que miles de panameños permanecieran sin suministro por varias semanas.