Tras resolver sus enredos legales y jurídicos, el exdictador Manuel Antonio Noriega logró regresar a Panamá, luego de permanecer 22 años detenido en prisiones extranjeras.