La mala disposición de los desperdicios de varios locales de comida ubicados en la entrada de la barriada 2000, del distrito de Arraiján, ha beneficiado la proliferación de roedores en el sector.