La automedicación y el mal uso de antibióticos es uno de los principales problemas a los que se enfrentan las autoridades de salud, tanto en Panamá como en el resto del mundo.