A juicio del arquitecto urbanístico Jorge Riba, se está permitiendo el crecimiento del país de forma desordenada, y al parecer al Estado se la ha olvidado para quién es la ciudad; esto por la falta de aceras.