Desmayos, estacionamientos copados, interminables filas en las cajas de pago y sistemas por tarjetas caídos, fueron algunas de las situaciones con las que se encontraron los consumidores este viernes de "Black Friday". Sin embargo, nunca faltan los intrépidos que aprovecharon el hacinamiento de la gente para conseguir un dinerito como el llamado "Black Parking"