PANAMÁ Nacionales -  13 de diciembre 2013 - 22:48hs

Panamá mantiene bonanza económica en medio de feroz campaña preelectoral

Panamá, (EFE). Panamá siguió una senda de bonanza económica y desarrollo en el último año de mandato del presidente Ricardo Martinelli, en el que las maniobras y luchas políticas se redoblaron de cara a las elecciones generales de mayo próximo.

La economía de este pequeño país centroamericano, de 75.500 kilómetros cuadrados y casi 3,8 millones de habitantes, se expandirá este año un 8,5% del producto interno bruto (PIB) de acuerdo a la previsión oficial, que está un punto porcentual por encima de los cálculos del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Los datos oficiales pronostican además que la inflación cerrará este año en 4,9%, menor al 5,7% del 2012, y la tasa de desempleo se mantendrá entre 4,1% y 4,2% en los próximos tres años.

El Gobierno ha reconocido que la economía ha entrado en un ciclo de lenta desaceleración y lo ha atribuido al menor ritmo de crecimiento del comercio internacional y sus efectos en el Canal de Panamá, por donde pasa cerca del 6% del comercio mundial; en los puertos, y en la Zona Libre de Colón, la segunda mayor de mundo después de Hong Kong.

Panamá es un país de servicios, con sus principales actividades centradas en el Canal, que ha aportado 8.500 millones de dólares al Estado desde que el 31 de diciembre de 1999 pasó de Estados Unidos a manos panameñas.

También son claves para la economía panameña la Zona Libre de Colón, los puertos, el registro de marina mercante, con 8.124 buques navegando en el mundo bajo bandera panameña, y el centro bancario internacional, entre otros.

El gasto público ha sido el principal motor de la economía en los últimos años con la ampliación de la vía interoceánica por unos 5.250 millones de dólares, y la construcción del primer Metro de Centroamérica, por alrededor de 1.800 millones de dólares, ambos proyectos liderados por las españolas Sacyr Vallehermoso y FCC, respectivamente.

El Gobierno de Martinelli ha anunciado que la inversión pública y privada alcanzará los 45.000 millones de dólares, excluyendo la ampliación del Canal, en los cinco años de su mandato.

Mientras el Ejecutivo usa esas cifras y la construcción de escuelas u hospitales como centro de su precampaña electoral, la oposición denuncia el supuesto despilfarro y la corrupción que involucrarían esos proyectos públicos.

Los últimos sondeos de cara a las generales del 4 de mayo próximo colocan a la cabeza a José Domingo Arias, candidato oficialista y exministro de Martinelli.

Le siguen el aspirante del opositor Partido Revolucionario Democrático (PRD), Juan Carlos Navarro, y el candidato del Partido Panameñista, Juan Carlos Varela, actual vicepresidente del país que llegó al cargo en alianza con Martinelli, del que se distanció en 2011 en medio de acusaciones de traición y corrupción.

En ese escenario, los panameños son objeto de una intensa propaganda gubernamental y opositora en los medios de comunicación, que ha llegado incluso a provocar el enfrentamiento entre los poderes Electoral y Judicial y a revivir el fantasma de la reelección presidencial, prohibida en Panamá por la Constitución.

Martinelli, un magnate de supermercados de 61 años, ha reiterado en medio del debate que tenga intención de presentarse a la reelección, algo que incluso llegó a firmar ante notarios en 2012.