Odalis Núñez

La empresa Generadora del Istmo S.A (Genisa), a través de un grupo de colaboradores se acercaron a los miembros del movimiento 22 de septiembre y miembros de la iglesia Mama Tadda, quienes se mantienen bloqueada la entrada del proyecto hidroeléctrico Barro Blanco advirtiendo que con dicha actitud están incurriendo en el delito de “Inviolabilidad del Domicilio y Lugar de Trabajo”.

Los trabajadores quienes entregaron el documento en manos de Clementina Pérez, dirigente indígena pedían que la misma firmara el documento como recibido y que analice los riesgos a los que se exponen por la cercanía del proyecto en el río Tabasará.

Publicidad

Por su parte, Clementina Pérez, dirigente indígena, aseguró que no abandonarán la entrada del proyecto y que se mantendrán firme en el lugar, ya que estas personas solo quieren decidir sobre sus ríos y terrenos.

Cabe destacar el pasado febrero el Gobierno panameño suspendió temporalmente el proyecto alegando, entre otras cosas, incumplimientos medioambientales por parte de la empresa constructora, pero instaló una mesa de diálogo para acercar posiciones entre las partes, liderada por la vicepresidenta y canciller panameña, Isabel de Saint Malo.

Con la colaboración de Roxana Saldaña

Publicidad