Ricardo Richards

Los dirigentes de la comarca indígena Ngäbe Buglé, y el presidente de la República Juan Carlos Varela, firmaron un acuerdo sobre la culminación del proyecto hidroeléctrico Barro Blanco.

Durante la reunión sostenida en la Presidencia de la República se acordó la creación de un equipo encargado de estudiar el problema de los estribos de la presa y maquinarias de generación, instalada en la Casa de Máquinas y emitir una situación exacta del asunto.

Publicidad

Otro de los puntos establece que el Gobierno se compromete a garantizar que se hagan los trabajos necesarios para estabilizar los estribos de la obra de acuerdo a las recomendaciones del equipo técnico para evitar desastres y daños en las comunidades río debajo de la presa.

El último punto del acuerdo señala que las partes se comprometen a analizar las opciones de solución sobre el futuro del proyecto, incluyendo la adquisición de la propiedad de la hidroeléctrica, con justificación científica, financiera y bajo el principio de los derechos indígenas y campesinos y el desarrollo sostenible con equidad para las poblaciones que viven en las cuencas, especialmente a las afectadas.

La vicepresidenta Isabel Saint Malo de Alvarado indicó que este acuerdo permite la culminación de la hidroeléctrica, mientras se discute el futuro de su funcionamiento. Asimismo dijo que el estudio de los estribos involucra aspectos técnicos en el cual se designará al personal que se considere necesario.

Por su parte, Carrera dijo que mientras se continúe la obra estará vigilante para que no se violen los derechos de los indígenas, y dijo que las autoridades comarcales estarán alerta en el diálogo sobre el futuro de la hidroeléctrica, a la vez que aclaró que el acuerdo solo permite la culminación de la obra más no su funcionamineto.

El proceso de diálogo entre ambas partes continuará sobre los estudios de viabilidad y factibilidad del proyecto a partir de las incompatibilidades definidas durante la instalación de la Mesa de Diálogo instalada el pasado 2 de febrero. La Organización de las Naciones Unidas seguirá mediador de las conversaciones.

Publicidad