Genisa rechaza acuerdo, advierte que Barro Blanco podría quedar inconcluso. Foto/TR

Marilyn Cejas de Miranda

El acuerdo entre el Gobierno y la comarca indígena Ngäbe Buglé, anunciado la tarde de este lunes con respecto al proyecto hidroeléctrico Barro Blanco, no fue consultado con la empresa encargada del mismo, Generación del Istmo S.A. (Genisa), quien a través de un comunicado calificó este acto como una violación a los acuerdos legales y contractuales que tienen con el Estado panameño.

La empresa cuestionó al Gobierno, asegurando que "este cambio constante de opinión por parte de las autoridades, falta de tomas de decisión y comunicación directa con la empresa", aumenta los riesgos de que el proyecto quede inconcluso y que no se puedan cumplir los compromisos financieros y contractuales adquiridos.

Publicidad

Asimismo, manifiestan que el Gobierno "ha dejado la puerta abierta a aún más incertidumbres"; refiriéndose a la mención de una posible adquisición del proyecto, sin haber informado previamente a Genisa; además, rechazan que el Ministerio de Ambiente aún no ha levantado la suspensión del proyecto del pasado mes de febrero y aseguran que han cumplido con los requerimientos que el mismo les solicitó.

"...reiteramos a las autoridades que la actuación de Genisa ha sido apegada a la ley, por lo que solicita el levantamiento de la suspensión de la construcción por parte de MiAmbiente. De no contar con ello, nos veremos en la obligación de activar las acciones legales que el derecho nacional y el internacional nos conceden", advirtió la empresa.

Publicidad