MELQUIADES VÁSQUEZ

Centenares de creyentes y devotos de Jesús de Nazareno llegan a Atalaya para venerar al Cristo