Catherine Perea

Miembros de la Comisión de Alto Nivel del Gobierno de Panamá y dirigentes de pueblos indígenas firmaron este lunes en la Comarca Ngabe Buglé, tras momentos de tensión, un acuerdo definitivo con respecto al proyecto hidroeléctrico Barro Blanco, ubicado en el distrito de Tolé.

Al inicio, el acto de firma fue interrumpido cuando el presidente de la República Juan Carlos Varela se retiró de la mesa de diálogo, ante algunas manifestaciones de las agrupaciones indígenas que participaban de la reunión. "Vamos a conversar con los caciques primero. Todos están invitados a esta reunión pero tomen las cosas con calma" dijo el mandatario a los presentes.

Publicidad

Durante ese intervalo, Varela realizó un recorrido junto a la vicepresidenta y canciller Isabel De Saint Malo de Alvarado en la comunidad de Llano Tugrí, capital de la comarca.

La firma del acuerdo ratificado por miembros de la comisión presidida por la vicepresidenta y Canciller de la República, Isabel de Saint Malo de Alvarado y representantes de la comarca Ngabe Buglé contempla cuatro ejes: social, ambiental, cultural y económico. Además se incluyen propuestas para atender y subsanar las incompatibilidades planteadas en la mesa de diálogo, y entre las medidas adoptadas está la sustitución de la empresa Generadora del Istmo (Genisa), para la operación y mantenimiento.

El acuerdo establece lo siguiente:

- La operación del proyecto hidroeléctrico Barro Blanco será manejada por un tercero independiente con suficiente experiencia para la operación y mantenimiento de centrales hidroeléctricas.

- Se priorizará que el 50% del personal sea indígena, de la Comarca Ngäbe-Buglé, y campesino.

- El Gobierno de la República se compromete con las autoridades comarcales a crear un fideicomiso, con aportes del Gobierno por el término de la concesión del proyecto hidroeléctrico Barro Blanco para el desarrollo de actividades agrícolas, pecuarias, forestales, eco turísticas y artesanales, formación de capital humano y electrificación rural, en las comunidades indígenas y campesinas aledañas al proyecto hidroeléctrico de barro blanco, con prioridad en las comunidades del Distrito de Munä.

- El Gobierno, en atención a las circunstancias particulares, que originaron la crisis que se resuelve por medio de este acuerdo, procederá a la cancelación de cualquier concesión de proyectos hidroeléctricos que existan sobre el río Tabasará. Las concesiones futuras en la comarca Ngäbe Buglé y campesino contarán con la aprobación de la población por medio de un referéndum y después ser aprobado por el pleno del Congreso Local, Congreso Regional y Congreso General y será para el beneficio de las comunidades de la Comarca Ngäbe Buglé y campesinas.

Publicidad