Raúl Vega

Llevan al menos cuatro años en el lugar. Son un grupo de personas que tomó una franja de terreno de una finca madre, que quedó dividida cuando se construyó la calle en Punta Chame, pero que es de propiedad privada.