Óscar Sánchez

Cientos los feligreses llenos de fe y devoción, muchos pagando mandas de rodillas o arrastrados, llegan este sábado hasta la Iglesia de San Felipe, para rendir honor al Cristo Negro de Portobelo.