Hugo Famanía

Un grupo de hombres dejó las armas y las drogas, y en el campamento "La mano de Dios" de La Chorrera, producen piñas que pronto endulzarán el paladar de los europeos.