Viola Guevara

El avistamiento de ballenas en el Pacífico panameño se ha convertido en un espectacular atractivo turístico para el país, pero los empresarios turísticos advierten a sus colegas que estos paseos deben hacerse con cuidado para no afectar el paso de las ballenas que vienen a tener sus crías entre julio y noviembre.