La incursión de menores de edad en las pandillas propicia el crecimiento de estos grupos delictivos. Se trata de un problema que las autoridades no le quitan la mirada.