Milagros Córdoba

El flagelo de la violencia contra la mujer no deja de intensificarse, pero más allá del maltrato físico hay una mano invisible que golpea con mucha fuerza.