Monseñor José Domingo Ulloa

Linda Batista

En una misa de consagración a la virgen María, monseñor José Domingo Ulloa, Obispo de la Arquidiócesis de Panamá, hizo un llamado a la ciudadanía a no ser indiferentes ante la propagación del coronavirus e invitó a todos a quedarse en casa para evitar el contagio del COVID-19 como medida de contención.

Publicidad

"O somos solidarios o fallamos como país y sufrimos todos las consecuencias, que la indiferencia de algunos no perjudique la voluntad de la mayoría", acotó. 

Indicó que ante este hecho que ha generado miles de muertes, los seres humanos no se pueden seguir comportando de la misma manera, "debe haber un cambio de actitud y en la manera de ver la vida". "Hoy nos reúne un hecho inédito. La humanidad entera, está viviendo una noche oscura de dolor, temor y otros de indiferencia. La pandemia nos ha marcado un nuevo ritmo de vida, que demanda cambiar actitudes: individualistas, consumistas, egocentristas... La normalidad anterior no va a volver, debemos saber que será diferente", sostuvo. 

Agregó que tras las limitaciones y necesidades que deja el COVID-19, se debe "eliminar la actitud corrupta para encubrir y tapar robos, maltratos, dominaciones y pedofilia".

Pidió a los panameños reconocer la labor que realizan las autoridades que deben tomar medidas duras, enfermeras, médicos, estamentos de seguridad, y de todos los que tienen la misión de mantener el orden en las calles para que se cumpla lo establecido en el Gobierno. 

"El personal de vigilancia, personal de salud, de limpieza, chóferes, comunicadores y la prensa... todos están demostrando coraje, inteligencia, sensibilidad solidaria de amor a Panamá y a la Humanidad. Después de esto la vida no será igual", acotó Monseñor Ulloa. 

Dijo a los jóvenes que esta experiencia les deja una gran lección. "Ser más solidarios, respetar la naturaleza. Inventar una nueva forma para que Dios no sea un extraño, sino que sea uno más de la familia".

Instó a todos cambiar la mentalidad: "No debemos ver este problema como una anécdota pasajera y sin importancia... es un desafío para pensar las cosas de otra manera", puntualizó. 

Publicidad