Foto de archivo de un avión de Copa Airlines

EFE

La panameña Copa Airlines aspira operar al "40 % o un poco menos" de su capacidad a finales de este año a causa de la pandemia del COVID-19, que le está obligando a salir aviones y a dejar otros almacenados en tierra por tiempo indefinido, dijo este miércoles su presidente, Pedro Heilbron.

"En julio estaríamos operando al 10% de capacidad y esperamos para diciembre estar cerca del 40%", dijo Heilbron, que recordó que "antes de esta crisis operábamos un poco más de 100 aeronaves" y para fin de año la compañía aspiran tener volando "40 o un poco menos".

Publicidad

Esa previsión de operaciones sería posible en el caso de que Panamá levantara la suspensión de vuelos internacionales -que mantiene desde el 22 de marzo pasado- el próximo 23 de junio, como lo estableció la segunda prórroga aprobada por el Gobierno en el marco de la estrategia para frenar la propagación del COVID-19.

"Vamos a estar operando muy por debajo de lo que éramos" por el "impacto severo en las economías y en los bolsillos de los viajeros", dijo el presidente de Copa.

Antes de la crisis Copa volaba a 80 ciudades del continente americano y espera hacerlo en julio a "35-40" de ellas e ir agregando paulatinamente más: "espero que todos los destinos sobrevivan", dijo Heilbron.

MENOS AVIONES VOLANDO

En un conversatorio organizado por el rotativo panameño La Prensa, Heilbron comentó sobre los planes de Copa con su flota de alrededor de un centenar de aviones, que está ahora "todos en tierra".

"Estamos hablando de 30 aeronaves que ya definitivamente no van a volar más en Copa", 14 Embraer y 16 Boeing 737-700, y de dejar almacenados en tierra "un número mayor de Boeing 737-800" porque ahora "es imposible venderlos", explicó.

Copa negocia con Boeing "para ver qué flexibilidad hay en fechas de entrega" de 71 aviones 737 MAX ordenados por la empresa panameña en el 2015, de lo que ya recibieron seis entre 2018 y 2019.

CERO % DE INGRESOS

Heilbron afirmó que desde el 15 de marzo pasado Copa ha "recibido 0 % ingresos" y que los mismo incluso son ahora "negativos por el reembolso" de boletos.

Cada mes salen de la caja 85 millones de dólares para cubrir los gastos de la aerolínea, que ha suspendido contratos, negociado jubilaciones adelantadas o acordado media jornada laboral con sus más de 7.000 trabajadores en Panamá.

Recalcó que Copa Airlines no ha solicitado apoyo al Estado panameño para sortear la crisis si no que ha tomado medidas como la renegociación de contratos con proveedores.

Según datos oficiales, Copa consiguió líneas de crédito y ofertó papales en el mercado internacional por un monto global de cerca de 650 millones de dólares, y canceló o difirió gastos de capital no esenciales y el pago de dividendos este año.

BIOSEGURIDAD

Copa cuenta con un comité que diseña protocolos de bioseguridad que la empresa ya ha puesto en práctica durante los vuelos humanitarios que ha estado cumpliendo en las últimas semanas.

Incluyen distanciamiento físico en las filas de atención en el Aeropuerto de Tocumen, el uso de filtros de partículas de alta potencia en las cabinas y el de mascarillas.

Heilbron aclaró que Copa no prevé dejar asientos vacíos en los aviones "ya que el negocio de la aviación no sería sostenible", pero dijo que no se descarta vender al pasajero el puesto de al lado para que quede desocupado.

Publicidad