Vista de una parte de la ciudad de Panamá

Odalis Núñez

La Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá (Cciap), considera que, la pandemia ha dejado en evidencia “muchas debilidades”, de las cuales se debe revisar, profundizar y atacar de forma integral complementar las ventajas competitivas con las que ya cuenta el país.

A través de su comunicado La Cámara Opina, el gremio explicó que entre las debilidades está un sistema judicial resquebrajado, donde la mora es un mal endémico y que necesita de una modernización inmediata y la necesidad imperante modernizar el sistema educativo. 

Publicidad

Sobre lo educativo no sólo en sus contenidos; sino, en la capacidad instalada para que permita acceso y conectividad digital a todos los estudiantes panameños con el fin de que puedan adquirir las capacidades y competencias necesarias que el mundo les exigirá.

“El país ha destacado a lo largo de los años por atraer importantes inversiones, que han apoyado al crecimiento de la nación, sobre la base del aprovechamiento de ventajas competitivas. Hoy estamos llamados a sacar Panamá hacia adelante, mediante la potenciación de la productividad de estos sectores; al tiempo que trabajamos en el fortalecimiento y la transformación de las áreas más débiles”, esto en el marco del XII Foro Nacional para la Competitividad.

La Cciap manifestó que la pandemia encontró a Panamá en medio de un proceso de desaceleración, donde algunos sectores habían disminuido su competitividad y los motores tradicionales de la economía nacional habían mantenido un desempeño, aunque satisfactorio, menor.

El gremio empresarial indicó que el Foro Económico Mundial señala que, “una economía competitiva es una economía productiva. Y la productividad conduce al crecimiento, que permite niveles de ingresos más altos, y es de esperar, a un mayor bienestar”.

Desde el año 2014, Panamá ha experimentado una caída libre en la medición del ranking de competitividad que presenta anualmente este foro. Luego de haber ocupado la posición 40, seis años después nos encontramos 26 puestos por debajo en el número 66 de 141 países analizados.

Señaló que el estudio se centra en la medición de 12 pilares que incluyen la calidad de las instituciones públicas, infraestructura, entorno macroeconómico, salud y educación primaria, educación superior y formación, eficiencia del mercado de bienes, eficiencia del mercado laboral, desarrollo del mercado financiero, preparación tecnológica, tamaño del mercado, sofisticación en materia de negocios e innovación.

Panamá se mantiene entre las diez economías más competitivas de Latinoamérica, según el Índice de Competitividad Global, en el que alcanzó posiciones con ventaja competitiva en los pilares de estabilidad macroeconómica (posición 43), mercado de producto (posición 43) y sistema financiero (posición 46).

Sin embargo, los indicadores revelan un rezago importante como los son: la independencia judicial, la tasa de homicidios, los salarios vs. la productividad, la facilidad de encontrar empleados calificados, las prácticas de contratación-despido, flexibilización de la determinación del salario, habilidades digitales de la población, el desarrollo de pensamiento crítico en la enseñanza, el gasto en investigación y desarrollo y la visión a largo plazo del gobierno.

Publicidad