Panamá Nacionales -  5 de septiembre 2019 - 16:37hs

CSS advierte de aumento de casos de adolescentes con "trastorno del Cutting" que se autolesionan

La Caja de Seguro Social (CSS) advirtió de un aumento de adolescentes y jóvenes que se autolesionan en el país.

Se trata de una conducta compulsiva que los lleva a rayarse los brazos, antebrazos, abdomen, muslos y piernas con objetos filosos para calmar su ansiedad. Este fenómeno ha sido catalogado por expertos, como el “trastorno del cutting”.

De acuerdo con la psicóloga de la Unidad Local de Atención Primaria de Salud (ULAPS) de Capira, Carmen Ariza, existe un registro de al menos diez jóvenes que atraviesan este trastorno en esta instalación.

Según Ariza, la edad de quienes incurren en estas prácticas oscila entre los 10 y 25 años.

“Los jóvenes y adolescentes que practican el cutting buscan un alivio a sus sentimientos de arrepentimiento, remordimiento, tristeza y depresión, por lo que además, tienen altas probabilidades de intentar suicidarse en algún momento”, explicó la psicóloga.

Algunas las causas de este síndrome:

Abuso sexual, físico o emocional Identidad sexual Bullying escolar Violencia intrafamiliar Trastorno de estrés Separación de padres Ruptura amorosa Falta de comunicación entre padres e hijos Ansiedad Depresión El Informe de I ndicadores de Salud Básicos en Panamá , elaborado por el Ministerio de Salud (Minsa) en el año 2014, detalla que un total de 1,896 personas fallecieron a causa de lesiones autoinfligidas, agresiones y otra violencia en el 2012.

Además, datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) indican que cada año fallecen más de 1,2 millones de adolescentes por causas que en su mayor parte podrían evitarse.

Según la CSS, las principales conductas del adolescente con síndrome de cutting son notorias son:

Cambios en la forma de vestir, ropa larga o uso de bisutería para tapar las lesiones Aislamiento Quemarse la piel Pincharse con agujas o alfileres Golpearse la cabeza Morderse Arrancarse el cabello Arañarse Las autoridades de salud sugieren actuar a tiempo ante estas conductas compulsivas, dado que el adolescente desconoce su anatomía y podría lesionarse alguna arteria importante; perder mucha sangre y en casos extremos hasta fallecer por hemorragia.

“Autolesionarse es una forma de autodestruirse, que predispone al adolescente poco a poco al suicidio”, advirtió Ariza.

“Para evitar se llegue a estos niveles de inestabilidad emocional es importante que los padres aprendan a comunicarse con sus hijos desde pequeños para que su adolescencia sea plena y feliz”, concluyó.

En esta nota: