Panamá Nacionales -  10 de junio 2020 - 16:50hs

Diputados consideran que sería “extemporánea” discusión de proyecto sobre moratoria en extraordinarias

Catherine Perea
Por Catherine Perea

La bancada del Partido Revolucionario Democrático (PRD) sostuvo una reunión con el presidente de la República, Laurentino Cortizo en la que le planteó que la revisión del proyecto de Ley N°287 de moratoria para personas afectadas económicamente por la pandemia del COVID-19 en sesiones extraordinarias sería "extemporáneo".

Así lo confirmó este 10 de junio la diputada de la bancada oficialista, Kayra Harding.

Cortizo dijo que llamaría a la Asamblea Nacional a sesiones extraordinarias para revisar este proyecto que fue vetado parcialmente. El nuevo periodo de sesiones en la Asamblea inicia el próximo 1 de julio.

Harding explicó que el proyecto de moratoria estaba planteado para los meses de marzo, abril, mayo y vencía el próximo 30 de junio, y discutir la iniciativa a menos de 15 días para su vencimiento no era lo más conveniente.

En este momento tendríamos dos posiciones, una era tratar el tema en sesiones ordinarias para poder hacer las modificaciones correspondientes o presentar un nuevo proyecto de ley que abarque el tema porque sería extemporáneo, sería la citación para la próxima semana y vence el treinta de junio la ley. La ley era claro que era la moratoria hasta el treinta de junio y estamos a menos de quince días de esa fecha, todos los diputados la bancada mayoritaria planteó que estaríamos haciendo una solicitud para que esto se corriera a partir del 1 de julio por el hecho que discutir un proyecto que tiene fecha de vencimiento el treinta de junio no era lo más conveniente ”, sostuvo la diputada.

De acuerdo con el Ejecutivo, al realizar un análisis del contenido de este proyecto, se encontraron razones de inconveniencia por lo que fue objetado parcialmente.

La iniciativa tenía por objetivo beneficiar principalmente a los panameños que han visto disminuido sus ingresos o que hayan cesado sus contratos laborales, los trabajadores independientes, así como aquellas pequeñas y medianas empresas que se han visto en la obligación de cerrar sus negocios, las cuales tendrían un periodo de gracia de 90 días en el pago de sus compromisos económicos con bancos y financieras.  

El proyecto incluía préstamos prendarios, hipotecarios, tarjetas de crédito, préstamos personales y del transporte.