AFP

Dos artistas plásticos del norte de Argentina transformaron a la pareja de muñecos pop en figuras de la talla religiosa irritando a creyentes que consideran esas creaciones como un sacrilegio.