EFE

El mexicano Asher Silva adquirió en el 2001 una varita que aparece en la saga de Harry Potter, pero nunca imaginó que años después esta sería solo la primera de una colección de más de 4.000 piezas, ganadora del récord Guinness, y que abriría su propio museo dedicado al joven mago.