EFE

El joven de origen salvadoreño Daniel Amaya sufre de osteogenesis imperfecta, una extraña dolencia que le debilita los huesos y apenas le permite mover sus brazos y manos, lo cual no ha sido obstáculo para que se haya labrado un nombre como DJ en los clubes de música electrónica de Los Ángeles.