AFP

A pesar de llevar décadas sobre el ring, las mujeres que practican lucha libre mexicana aún tienen que pelear por su lugar en una sociedad misógina y con niveles alarmantes de violencia machista.