AFP

Durante décadas, el templo de Gotokuji, en Tokio, ha atraído a los curiosos en busca de espiritualidad en medio de sus miles de 'gatos de la suerte''. Pero hoy los admiradores de estas populares esculturas japonesas son sobre todo 'instagramers' venidos de todo el mundo.