Rollitos de primavera, pesto y curry figuraban en el menú de un festival de cocina el sábado en Serbia, con un peculiar ingrediente en común: testículos de animales.