El ejemplar mexicano Diamante Negro en una carrera emocionante ganó la edición 2013, del Clásico del Caribe.