MUNDIAL DE CLUBES Otros deportes -  21 de diciembre 2013 - 19:13hs

Ronaldinho fue expulsado y sigue su pesadilla en Mundiales de Clubes

Ronaldinho, la estrella del Atlético Mineiro, terminó su segunda experiencia en Mundiales de Clubes con una expulsión, en el partido por el tercer puesto, que acabó ganando su equipo, en una nueva decepción para el astro brasileño, tras perder la final de 2006 con el Barcelona.

El conjunto brasileño, pese a la expulsión de su estrella, se hizo con el tercer puesto al derrotar este sábado en Marrakech al Guangzhou Evergrande chino por 3-2.

Ronaldinho llegaba al Mundial de Clubes con ganas de revancha tras haber perdido la final de 2006 con el Barcelona ante el Inter de Porto Alegre y se tuvo que conformar en esta edición con un tercer puesto y una expulsión.

El centrocampista brasileño vio la tarjeta roja en el minuto 87 cuando su equipo iba empatado a dos goles, al responder desde el suelo con los dos pies a una entrada de Zhao Xuri.

Ronaldinho, con esa expulsión, puso en peligro la victoria del Atlético Mineiro, pero el cuadro brasileño, pese a jugar con diez hombres, pudo imponerse por 3-2, con un tanto en el descuento de Luan (90+1).

A pesar de todo, Ronaldinho logró un gol en la victoria contra el Guangzhou Evergrande, el segundo del astro en el Mundial de Clubes, por lo que compartía el primer puesto en la tabla de goleadores, antes de la final entre Bayern Múnich y Raja Casablanca, con el argentino Cesar Delgado (Monterrey) y Mouhssine Iajour (Raja).

Ronaldinho marcó sus dos goles en el Mundial mediante sendos tiros libres. Suyo fue el tanto del Atlético Mineiro en la derrota con el Raja Casablanca por 3-1, y anotó el que significaba el empate parcial (2-2) en el descuento de la primera parte (45+1) contra el Guangzhou Evergrande.

En 2006, en la derrota contra el Inter de Porto Alegre, un gol de Adriano en el minuto 82 dio el título al equipo gaúcho, rival del Gremio, en el que se formó Ronaldinho, evitando que la estrella del Barcelona sumara un título importante en su palmarés, en el que están el Mundial de 2002 con Brasil y la Liga de Campeones europea en 2006.

Ronaldinho había marcado un gol en aquel torneo, en la semifinal ganada al América mexicano (4-0), pero no se pudo ilustrar en la final perdida contra sus compatriotas del equipo de Porto Alegre.

El 15 de julio de 2008 fue traspasado al Milan. Sin el brasileño, el Barcelona ganó dos Mundiales de Clubes, en las ediciones de 2009 y 2011, por lo que este trofeo puede quedar como una asignatura pendiente en el florido palmarés de Ronaldinho.