CICLISMO Otros deportes -  3 de abril 2016 - 11:50hs

Cancellara se cita con la historia en el centenario de Vuelta a Flandes

La historia cita a los ciclistas el domingo en la celebración de la 100ª Vuelta a Flandes, marcada por los atentados de Bruselas, y que correrán, posiblemente, por última vez dos corredores que ostentan el récord de victorias, el suizo Fabian Cancellara y el belga Tom Boonen.

"Si gano una vez más tendré que pedir el pasaporte belga", bromeaba Cancellara, designado como favorito en la salida de Brujas, antes de los 255 kilómetros que recorrerá el pelotón hasta Oudenaarde.

'Espartaco' se apropió de esta carrera flamenca tras imponerse tres veces entre 2010 y 2014. Lo que le incluyó en el selecto grupo que ha ganado la prueba en tres ocasiones, en el que están Boonen y otros cuatro ciclistas tras 99 ediciones.

En las 18 cotas, siempre cortas, a menudo rápidas y puede que adoquinadas, se deciden los aspirantes y el suizo deberá imponer su fuerza y experiencia, que le permite conocer perfectamente los pliegues de las carreteras de los 15 montes flamencos que subirá la prueba.

Por haber corrido 13 veces la 'Ronde', uno de los cinco monumentos del ciclismo junto a la Milán-San Remo, la París-Roubaix, la Lieja-Bastonia-Liega y la Vuelta a Lombardia, Cancellara puede rivalizar en veteranía con Boonen (14 participaciones).

El ciclista suizo asume su papel. "¿Qué tiene de bueno esconderse? Mis rivales saben perfectamente que llego en plena forma", afirmó el viernes.

"Sé lo que tengo que hacer, pero todo deberá funcionar perfectamente para ganar", añadió seguro de su fuerza pero consciente de todos los imprevistos que pueden surgir.

Un problema mecánico le privó de toda posibilidad de victoria hace una semana en el GP E3, pocos días después de su derrota en la Milán-San Remo, que ganó el francés Arnaud Demare.

Con 35 años, la misma edad que Boonen, el suizo inicia la semana crucial (con la París-Roubaix siete días más tarde) de su última temporada como profesional, ya que ha decidido colgar la bici al final de este año.

"Sé que soy el rival a batir", reconoció. Pero está acostumbrado a este estatus, que ostenta desde su actuación en 2010, cuando humilló a Boonen en la pendiente adoquinada del muro de Grammont, uno de los puntos calientes de la prueba, abandonado desde la remodelación del recorrido en 2012.

Si Cancellara es el líder indiscutible del equipo Trek, su rival belga es uno más en el Etixx. Junto a Boonen aspiran a la victoria sus compañeros Niki Terpstra (Holanda) y Zdenek Stybar (República Checa).

"No sé si será mi última Vuelta a Flandes", declaró Boonen que espera que los suyos impongan una carrera al ataque para evitar llegar al final con hombres tan rápidos como el vencedor del año pasado, el noruego Alexandre Kristoff, o el campeón del mundo, el eslovaco Peter Sagan, que el domingo pasado se reencontró con la victoria en la Gante-Wevelgem.

Sagan (2º en 2013) tampoco se esconde. "Estoy en un gran estado de forma y adoro esta carrera", aseguró. Pero su equipo, el Tinkoff, parece más débil que los de Boonen y Cancellara, incluso el Sky y el BMC parecen mejor preparados para afrontar las carreteras flamencas.

En el Sky, que alineará a rodadores habituales como los británicos Ian Stannard y Geraint Thomas, destaca el polaco Michal Kwiztkowski, mientras que el BMC cuenta en sus filas con uno de los aspirantes locales, Greg Van Avermaet.

"Me preparo para estas fechas desde hace meses. No temo a nadie", avisó el ciclista belga, tras superar unos problemas estomacales.

jm/maz