La fidelidad es parte fundamental dentro de una relación. Foto/Dreamstime

Raquel Bellini

Cuando estamos enamorados nos volvemos más cariñosos y fieles. Eso todo el mundo lo sabe. Pero, la ciencia nos ha traído otra novedad: además de cambiar algunas de nuestras actitudes ante la vida, el amor hace que nuestro cerebro sea incapaz de prestar atención a gente muy hermosa.

El descubrimiento fue hecho por un grupo de estudiantes de la Universidad de Florida que decidió medir la atención de 113 voluntarios. Todos ellos fueron expuestos a imágenes de gente hermosa (y algunas no tan hermosas).

Publicidad

Un total de 56 voluntarios tuvieron que escribir, antes del experimento, un breve texto sobre el amor que sentían en aquel momento por su pareja. Los voluntarios restantes, cerca de 57 personas, hicieron un ensayo genérico sobre la felicidad. Entonces, se le mostraron fotografías y los ojos de voluntarios eran monitoreados por una computadora.

Los que habían escrito sobre el amor ignoraban automáticamente las imágenes de las personas bonitas. Sus ojos simplemente no se fijaban en las fotos. Y ese rechazo sólo ocurría con las imágenes de gente hermosa; con las imágenes de la gente común, no había ninguna diferencia.

Según los científicos, esto ocurre porque cuando la gente piensa en la pareja, el cerebro empieza a repeler a gente muy atractiva, ya que son más tentadoras y son más atractivas para el adulterio. Lo más impresionante es que, entre los hombres, ese mecanismo anti-traición es 4 veces más fuerte que en las mujeres.

Los científicos creen que este rechazo automático, existe como una forma de la naturaleza ayudar a los hombres a permanecer monógamos.

Los hombres ya no pueden engañar y decir que es culpa de la naturaleza masculina. Quien engaña, lo hace por falta de vergüenza.

Publicidad