Matrimonio igualitario

AP - Associated Press

Más de 20.400 parejas del mismo sexo se casaron en Argentina desde que se convirtió en el primer país de América Latina en legalizar el matrimonio igualitario hace una década.

La cifra fue difundida el miércoles por el Instituto de Políticas Públicas LGBT+ al recordar la histórica jornada del 15 de julio de 2010 cuando el Congreso aprobó la norma, que luego serviría de modelo para otros países de la región.

Publicidad

La votación dejó atrás “una historia de exclusión e invisibilidad, pero de enorme orgullo y de luchas contra la cultura de la vergüenza que nos quisieron imponer”, destacó Esteban Paulón, director ejecutivo del mencionado instituto y asesor del Ministerio de las Mujeres, Género y Diversidad.

En la madrugada del miércoles el Parlamento fue iluminado con los colores del arco iris que identifican a la comunidad LGBT.

El proyecto elaborado por la Federación Argentina LGBT recibió el respaldo de la entonces presidenta Cristina Fernández de Kirchner, lo cual le garantizó los votos del bloque mayoritario de senadores y diputados. También votaron a favor muchos legisladores que respondían al entonces alcalde de Buenos Aires y más tarde sucesor de Fernández de Kirchner, Mauricio Macri.

Sin embargo, la principal resistencia al proyecto estuvo encabezada por el entonces cardenal Jorge Bergoglio, luego elegido papa Francisco en 2013.

Un total de 20.440 parejas del mismo sexo se casaron en registros civiles de todo el país en la última década.

Tras la aprobación de la ley en Argentina le siguieron Colombia, Uruguay, Brasil, Ecuador, la ciudad de México y más recientemente en Costa Rica.

La Federación Argentina LGBT destacó que la ley de matrimonio igualitario sirvió de inspiración para la consagración de nuevos derechos civiles como la inédita ley de identidad de género sancionada en 2012 y que permite a toda persona inscribirse en el documento de identidad de acuerdo al sexo autopercibido, independientemente del sexo biológico.

Los activistas adelantaron en un comunicado que ahora lucharán por leyes nacionales contra la discriminación y la norma de interrupción voluntaria del embarazo, entre otras.

Publicidad