TRABAJO Salud y Bienestar -  14 de abril 2014 - 02:00hs

Estas son las peores excusas para faltar al trabajo

Hay días que no sentimos ganas de ir a trabajar. Despertamos con pereza, o cansados de la fiesta de la noche anterior. Y cuando eso sucede, ¿qué haces? ¿Respira hondo, bebes una taza de café caliente y vas a la lucha? ¿o inventas una mentira para faltar al trabajo? Que no haya vergüenza. Casi todo el mundo ha inventado una excusa para no ir a la oficina. ¿Te acuerdas cuando fue la última vez que mentiste para engañar al jefe?

Una investigación llevada a cabo por Benenden Health , empresa de convenios de salud, pidió a mil trabajadores y mil jefes que contaran cuáles fueron las peores excusas dadas o recibidas. Y, con las respuestas en mano, ellos llegaron a la conclusión de que los trabajadores están con una baja credibilidad. Para que tengan idea, el 60% de los jefes no creen cuando sus empleados dicen que están enfermos y no pueden trabajar.

A continuación, listamos las peores mentiras que la gente anda hablando para los jefes, según los investigadores:

"Me resbalé con un centavo"

"Estoy atrapado en la casa porque se rompió la puerta"

"Una lata de comida cayó sobre mi dedo"

"Estaba nadando tan rápido que me golpeé la cabeza en el borde de la piscina"

"Me picó un insecto"

"Me machuqué durante el acto sexual" (?)

"Mi hámster se murió" (clásico...)

"No pude dormir en toda la noche"

Entonces, ¿usted ha utilizado alguno de estos?

Para la próxima vez que trates de convencer a tu jefe, aquí está mi consejo: habla con él que dile que tienes ganas de vomitar, cólico o que te sientes mareado, porque esas son las excusas más convincentes. Después, cuéntame cómo fue tu día de descanso.

En esta nota: