SALUD Salud y Bienestar -  7 de diciembre 2020 - 05:00hs

California: A mayor carga en UCI, mayor confinamiento

El gobernador Gavin Newsom impondrá una nueva orden de permanecer en casa para regiones de California en las que la capacidad en las unidades de terapia intensiva disminuya a menos de 15%, según informó el jueves.

Newsom anunció los nuevos planes en medio de un repunte sin precedentes de casos de coronavirus en el estado más poblado de Estados Unidos y entre temores de que los hospitales puedan verse abrumados en semanas.

La nueva orden divide al estado en cinco regiones. Newsom dijo que ninguna de ellas se encuentra actualmente en el umbral para que entren en vigor las nuevas medidas.

Cuando sí lleguen al umbral, el estado ordenará cerrar los salones de belleza y las barberías, limitará la capacidad de las tiendas minoristas al 20% y exigirá que los restaurantes sólo ofrezcan servicio para llevar y de entrega. Las reglas no se aplican a los distritos escolares.

California reportó el miércoles más de 20.000 casos nuevos de coronavirus, la mayor cantidad en un día. Una cantidad récord de 8.500 personas están hospitalizadas, incluidas más de 2.000 en terapia intensiva, por lo que el estado cuenta con menos de 2.000 camas disponibles en esas unidades.

Newsom, que permanecerá en su hogar luego que tres de sus hijos estuvieron expuestos al virus, ya ha impuesto otras restricciones, como un toque de queda en 51 de los 58 condados del estado, un área en la que viven casi todos los 40 millones de habitantes de la entidad.

El condado Los Ángeles, el más poblado del país con 10 millones de residentes, ha impuesto órdenes de permanecer en casa y una prohibición de tres semanas para el servicio presencial en los restaurantes debido a lo que la directora de salud del condado, Barbara Ferrer, describió como un “aterrador aumento en las cifras”.

El miércoles por la noche, el alcalde de Los Ángeles, Eric Garcetti, emitió una orden con un mensaje en tono apocalíptico, pidiendo a la gente que se quede en sus viviendas.

Los Ángeles “está cerca de alcanzar un punto devastador” que podría abrumar el sistema hospitalario, “lo que a su vez generaría el riesgo de sufrimiento innecesario y muertes", señalaba el texto.

La orden también prohíbe las reuniones de personas de distintas viviendas, con algunas excepciones, y requiere que los viajeros que lleguen de otros lugares fuera del estado llenen un formulario por internet. Permite que los negocios minoristas sigan abiertos para compras en persona, aunque deben acatar el toque de queda en vigor en el condado.

Desde que empezó la pandemia, California ha reportado más de 1,2 millones de casos de COVID-19 y más de 19.300 decesos.

Los funcionarios de salud pública han dicho que las cifras actuales no incluyen las infecciones de COVID-19 que probablemente surjan luego de los viajes y las reuniones durante el feriado del Día de Acción de Gracias en las que algunas personas ignoraron las medidas de distanciamiento social.

En esta nota: