SENEGAL Salud -  24 de agosto 2015 - 17:45hs

Médicos investigan evolución de sobrevivientes del ébola

Los persistentes problemas de salud que aquejan a muchos de los casi 13.000 sobrevivientes del virus del ébola han alarmado a funcionarios de organizaciones internacionales de salud y de hospitales locales, que se pusieron a la tarea de investigar cuán masivo es el problema y cómo remediarlo.

La Organización Mundial de la Salud lo llama un estado de emergencia dentro de un estado de emergencia. Muchos de los sobrevivientes tienen problemas de visión o audición. Otros padecen de dolores físicos y emocionales, fatiga y otros problemas.

Lo cierto es que la comunidad médica está navegando en aguas desconocidas pues se trata de medir la magnitud de un nuevo problema, que es el resultado del mayor brote epidémico de ébola en la historia de la humanidad.

"Si podemos encontrar este tipo de información, espero que podamos ayudar a otros sobrevivientes de ébola en el futuro", dijo a The Associated Press el doctor Zan Yeong, oftalmólogo involucrado en el estudio sobre los problemas de salud padecidos por los supervivientes de la enfermedad en Liberia.

La investigación, gestionada por el Partnership for Research on Ebola Vaccines en Liberia, o PREVAIL por sus siglas en inglés, participaran 7.500 personas: 1.500 sobrevivientes de la enfermedad y 6.000 de personas allegadas a los enfermos, cuya salud será monitoreada durante cinco años.

El 40% de los infectados con la mortal enfermedad han sobrevivido, según estimaciones de la OMS. Aunque la cantidad de sobrevivientes superó las probabilidades iniciales, la investigación preliminar muestra que muchos todavía están padeciendo las consecuencias del virus. Alrededor de la mitad de quienes fueron admitidos en fase de recuperación presentan dolor en las articulaciones, dijo el doctor Daniel Bausch, experto en ébola y consultor de la OMS.

"No tenemos la capacidad todavía, ojalá la tuviéramos, de hacerle seguimiento a cada sobreviviente", dijo. Por tanto, el porcentaje de sobrevivientes que tienen complicaciones se desconoce, dijo.

Bausch dice que el dolor en las articulaciones "debilita mucho a los pacientes y es un problema muy grave porque puede impedir que la gente vuelva al trabajo y provea para su familia".

El 25% de los supervivientes del ébola ha reportado algún tipo de cambio en su visión, según Bausch, incluyendo la inflamación del ojo, lo que podría causar ceguera sino se sigue un tratamiento. En algunos casos, el virus del ébola ataca a los ojos y se queda allí, aunque expertos dicen que no se transmite a través de las lágrimas.

Morris Kallon, otro sobreviviente del virus de 34 años, fue dado de alta y enviado a su casa en un pueblo del condado de Grand Cape Mount, en Liberia. Dice que aún padece de fiebre, dolores de cabeza, dolor abdominal bajo y sus ojos se enrojecen.

"He estado experimentando un montón de problemas en mi cuerpo", dijo. "Todavía siento dolores en mi espalda. Es muy difícil para mí mover mis brazos de un lado a otro. Mi visión siempre es borrosa, como si tuviera el rocío en la cara".

Mohamed SK Sesay, un técnico del laboratorio de un hospital de Kenema, ciudad al este de Sierra Leona, se contagió con el virus mientras analizaba muestras de sangre. Unos ocho miembros de su equipo se infectaron y él fue uno de los pocos que sobrevivió, según la OMS.

Luego se recuperó y fue dado de alta de una unidad de tratamiento de ébola en septiembre y fue enviado a casa. Débil aún, dice que fue rechazado por su comunidad y luego su salud se volvió a deteriorar.

"Noches de insomnio. Dolor en las articulaciones. Dolor muscular", dijo. "Empecé a perder peso... La pérdida de la vista fue lo peor que me pasó. Me hizo llorar. No podía ver a mi computador".

Uno de los pocos oftalmólogos de Sierra Leona lo atendió y su salud mejoró aunque todavía tiene sus días malos.

"Mi mayor desafío ahora es recuperar mi salud", dijo Sesay pues de vez en cuando pierde la vista y, a veces, cuando la gente lo llama en la calle, no puede oírlos.

También se diagnosticaron problemas oculares en algunos sobrevivientes del ébola en el Congo en 1995, en el distrito de Gulu, en Uganda, en 2000 y en el distrito de Bundibugyo, también en Uganda, en 2007. Pero la cantidad de enfermos era tan pequeña, que esos brotes no ofrecían una muestra amplia para hacer un estudio concluyente, dijo Bausch.

Ahora, con miles de sobrevivientes, los médicos quieren saber por qué la gente está padeciendo estas enfermedades y cómo afectan su cuerpo. También quieren indagar qué porcentaje de los enfermos tienen estos problemas, cómo deben ser tratados y saber si los problemas físicos son causados ??directamente por el virus. O, si por el contrario, estos problemas existían antes en el cuerpo de los pacientes, si son efectos secundarios del brote o, tal vez, si se trata de reacciones del sistema inmunitario, dijo Bausch.

"En todo caso, es demasiado pronto... para saber cuál es el efecto directo o el vínculo con el ébola", dijo Bausch.

A principios de agosto, la OMS reunió a un grupo de expertos en Sierra Leona, que concluyeron que aún queda mucho por hacer si se quiere ofrecer un mejor plan de atención a los sobrevivientes y si se necesita más investigación o más especialistas.

Las secuelas de la enfermedad no se han limitado a los habitantes de África Occidental, cuyo estado de salud, para empezar, no pudo haber estado en condiciones óptimas antes de que brotara la epidemia pues en Liberia, Sierra Leona y Guinea la atención sanitaria deja mucho que desear. Estos tres pobres países fueron los más afectados por la enfermedad.

El médico Ian Crozier, un estadounidense que se infectó cuando trabajaba para la OMS en Sierra Leona, desarrolló una inflamación en uno de sus ojos y alta presión, luego de haber estado en remisión de su tratamiento. Su iris cambiaba temporalmente de color, de azul a verde. Los médicos le diagnosticaron ébola en su ojo. Todavía se está recuperando, pero su visión ha mejorado, según el Emory University Hospital, que lo ha estado tratando desde entonces.

Nancy Writebol, que el año pasado se convirtió en la segunda estadounidense infectada, hoy sufre de dolor en las articulaciones, en particular en las rodillas. También reportó problemas de visión que, aparentemente, han desaparecido.

Acude a un taller semanal en Liberia ofrecido por el hospital ELWA y dirigido por la organización Serving In Mission, organización cristiana con sede en Carolina del Norte. Dice que el sistema de salud del país no sirve y que muchos sobrevivientes carecen de agua y electricidad en sus hogares, lo que hace que su recuperación sea más ardua frente a quienes sobreviven en África Occidental.

"Hay muchos que están teniendo problemas con la visión", dijo. "Una de las mayores quejas es el dolor articular. Usted nota que la gente está sufriendo sólo al observar cómo se mueven".

El doctor Rick Sacra, superviviente estadounidense que hace voluntariado en el hospital ELWA algunos meses al año, dice que en junio y julio pasados, cuando estaba en Liberia, 15 de 40 pacientes que iban a citas de control cada semana padecían de depresión o estrés post-traumático.

Físicamente, las principales dolencias afectaban a los ojos, las articulaciones o tenían problemas nerviosos. Los síntomas menos comunes eran las erupciones cutáneas, los dolores de cabeza, el malestar abdominal y la tos.

"Sé que probablemente hay un gran número de sobrevivientes que están bien, pero luego tienes grupos más pequeños de personas que tienen una o más de estas enfermedades", dijo.

Sacra también sufrió problemas en los ojos que fueron tratados con esteroides. Le dijo a AP que se ha recuperado totalmente.

La epidemia, que ha cobrado casi 11.300 vidas, se ha desacelerado significativamente, con sólo tres casos confirmados en el último reporte semanal, de acuerdo con la OMS. Pero para expertos y sobrevivientes, la lucha para lidiar con las enfermedades que siguen a la recuperación apenas está empezando.

El doctor Anders Nordstrom, representante de la OMS para Sierra Leona, dijo: "cada vez es más claro que tener una unidad de tratamiento de Ébola es sólo el comienzo".

FUENTE: AP

En esta nota: