AFP

Camaçarí estaba presa del caos con los hospitales atestados de pacientes desesperados por saber qué les ocurría, sin sospechar que serían los primeros casos confirmados del virus zika, que inició en esta ciudad de Brasil su brote explosivo.