Tecnología -  9 de noviembre 2013 - 09:11hs

Negociaciones con Irán sobre programa nuclear progresan pero no hay certeza de acuerdo

Las negociaciones sobre el programa nuclear iraní entre Irán y las grandes potencias han progresado pero todavía es demasiado pronto para saber si habrá un acuerdo el sábado en Ginebra, indicó el jefe de la diplomacia británica William Hague.

"Las negociaciones han progresado y siguen progresando. Hay que destacar que todavía tenemos cuestiones importantes por resolver y claramente todavía no hemos terminado", dijo William Hague a los periodistas al comenzar el tercer día de las negociaciones entre Irán y el grupo 5+1.

El grupo 5+1 está formado por Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, China y Rusia, todos ellos miembros del Consejo de Seguridad de la ONU con derecho a veto, más Alemania.

"Todos los ministros presentes aquí son conscientes de que se presenta una ocasión en estas negociaciones", dijo Hague.

"Debemos hacer cuanto podamos para aprovechar el momento y la ocasión para alcanzar un acuerdo que el mundo no consiguió en mucho tiempo", agregó.

El ministro británico se mostró sin embargo prudente y explicó que es imposible decir de momento si "habrá acuerdo esta noche".

"Pero si no lo hay, deberemos seguir en las próximas semanas, construyendo sobre la base de los progresos ya logrados", señaló.

El sábado por la mañana comenzó la tercera jornada consecutiva de intensas negociaciones, dirigidas por la jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton, mandatada por la ONU.

Por primera vez, desde su llegada a Ginebra, el ministro francés de Relaciones Exteriores, Laurent Fabius, se reunió con su homólogo iraní, Mohamad Javad Zarif, en presencia de Ashton.

Fabius hizo desde Ginebra varias declaraciones para marcar su insatisfacción con el proyecto de acuerdo.

"Hay un texto inicial que nosotros no aceptamos" y "no tengo ninguna certeza de que se pueda concluir" un acuerdo en este momento, dijo Fabius a la radio francesa France Inter

"Hay algunos punto que no nos satisfacen", añadió el ministro, quien citó en particular el reactor de Arak y la cuestión del uranio enriquecido.

"Queremos evitar la euforia del vaso medio lleno", explicaron fuentes de la delegación francesa, para quienes es necesario fijar una postura "clara" en este acuerdo temporal con visos a lograr un acuerdo definitivo.

Las grandes potencias, que negocian con Irán un acuerdo temporal sobre el programa nuclear iraní, sospechan que Teherán aspira a fabricar la bomba atómica.

Irán, sometido a duras sanciones económicas, sostiene que su programa nuclear es estrictamente civil.

Desde el viernes se han entablado conversaciones en Ginebra a nivel ministerial y algunas delegaciones consideran que la postura estricta de Francia puede estar vinculada a la repentina decisión del jefe de la diplomacia estadounidense, John Kerry, de venir a Suiza a apoyar a sus negociadores sin haber asociado a su iniciativa a sus principales socios.

El ministro ruso de Relaciones Exteriores, Serguei Lavrov, llegó a Ginebra a finales de la mañana.

El viernes, el viceministro ruso de Relaciones Exteriores, Serguei Riabkov, citado por la agencia de prensa RIA-Novosti, había indicado que Rusia contaba "lograr (el sábado) un resultado a largo plazo que espera el mundo entero", a saber, un acuerdo que permita alejar el riesgo de una guerra y poner fin a una década de bloqueos y de tensiones.

El acuerdo en proyecto, con una experimentación sobre seis meses, llevaría a una flexibilización de las sanciones con un compromiso por parte de Irán de suspender en parte o totalmente su enriquecimiento de uranio, un proceso que permite, llevado al 90%, fabricar una bomba nuclear.

El reactor de aguas pesadas de Arak (segunda filial trámite junto al enriquecimiento de uranio que puede conducir a una bomba nuclear) evocado por Fabius debe entrar en actividad el verano boreal que viene. Una vez en marcha, según muy difícil pararlo, según los expertos.

Entre las otras cuestiones por solucionar se encuentra el futuro de las reservas de uranio enriquecido al 20%. Según algunos medios, Teherán podría aceptar congelar durante seis meses la actividad de sus centrifugadoras más competentes, como señal de buena voluntad.

Israel advirtió en contra de un eventual acuerdo con Irán que no permitiese desmantelar su programa nuclear. Francia subrayó el sábado la necesidad de tomar en cuenta las "preocupaciones" de seguridad de Israel.

Los países representados en Ginebra se comprometieron a no desvelar públicamente sus posiciones durante la negociación. Quedan "algunas cuestiones muy importantes" y "mucho trabajo por hacer", habían confesado el viernes por la noche estadounidense e iraníes, después de cinco horas de entrevistas entre Catherine Ashton para la Unión Europea, John Kerry y el ministro iraní de Relaciones Exteriores, Mohamad Javab Zarif.

prh/pjt/pt/at.zm

FUENTE: AFP