Una lagartija sirvió de inspiración para un robot escalador de paredes cuyo próximo paso podría ser en el cosmos, limpiando los cascos de las naves espaciales.