EEUU TV -  30 de mayo 2018 - 10:07hs

Roseanne Barr se disculpa ahora con los guionistas y actores de su ya cancelada serie

Aunque poco después de que estallara el escándalo aseguró que abandonaría para siempre las redes sociales, la controvertida actriz y humorista Roseanne Barr ha regresado una vez más a Twitter para extender ahora sus disculpas a todo el elenco de actores, guionistas y demás empleados que "han perdido su trabajo" debido a la súbita cancelación, por parte de la cadena ABC, de la serie homónima que protagonizaba hasta ayer martes: una rotunda respuesta al mensaje racista, ofensivo y de mal gusto que la intérprete dirigía ese mismo día a una antigua asesora afroamericana del expresidente Obama.

"¡No os sintáis tristes por mí, chicos! Solo quiero disculparme una vez más ante los cientos de personas, los maravillosos guionistas (todos liberales) y esos actores de tanto talento que han perdido su trabajo en el programa debido a mi estúpido tuit", ha escrito la cuestionada intérprete en su perfil de la plataforma para tratar de cerrar con un ápice de dignidad semejante polémica.

Antes incluso de que el propio presidente del canal generalista -propiedad del grupo Disney- emitiera el comunicado en el que daba a conocer su decisión de eliminar la serie de la parrilla a cuenta de unos insultos, en sus propias palabras, "aberrantes, repugnantes e inconsistentes" con los valores de la compañía, otras dos figuras muy relevantes de la producción, la actriz Sara Gilbert -hija de Roseanne en la ficción- y la cómica Wanda Sykes, quien trabajaba como guionista y asesora de la ficción, anunciaban su repentina marcha del proyecto en señal de protesta.

"Estos comentarios son horribles y no reflejan en absoluto las opiniones del resto del reparto, del equipo técnico y de toda la gente que está asociada a nuestro programa. Estoy muy decepcionada con sus acciones, como mínimo, estamos asistiendo a un momento muy triste y difícil para todos nosotros", aseguraba Gilbert en una nota compartida también en la esfera virtual, mientras que Sykes, por su parte, optaba por un mensaje mucho más claro y conciso: "No volveré al show de Roseanne", manifestaba en su cuenta de Twitter.

Independientemente de que Roseanne Barr se haya destacado en los últimos tiempos por ser una defensora a ultranza del presidente Donald Trump -un apoyo que también exhibe su personaje en la ficción al ser claramente de naturaleza autobiográfica-, hasta ahora la artista había sido capaz de combinar a la perfección su nuevo perfil republicano con una serie que, todo sea dicho, gozaba de un éxito generalizado entre los sectores más liberales de la sociedad estadounidense."Pido perdón. Voy a abandonar Twitter.

Me disculpo con Valerie Jarret y con todos los estadounidenses. Me arrepiento profundamente de haber hecho una broma de mal gusto mezclando política con apariencia física. Debería haber sido más inteligente", aseguraba Roseanne poco después de borrar su tuit en el que relacionaba a Jarret con los personajes de 'El Planeta de los Simios' e incluso con los Hermanos Musulmanes.