EEUU TV -  24 de marzo 2021 - 13:35hs

Así evitan posibles contagios las hermanas Kardashian mientras graban en sus casas

La familia ha establecido un proceso de 'dos puertas' en sus casas para las estrellas invitadas a su reality 'Keeping Up With the Kardashians': la primera la franquean todos los visitantes, pero la segunda solo se abre si han dado negativo en la prueba de la Covid-19 que se les hace justo antes

La actual pandemia del coronavirus complicó considerablemente el rodaje del reality de los Kardashian-Jenner, aunque finalmente el mediático clan consiguió seguir adelante con el calendario previsto para terminar la que será su última temporada en antena recurriendo a fuertes medidas de seguridad.

Al igual que sucede con el resto de producciones cinematográficas o televisivas, todos los miembros del equipo y del reparto se sometían a pruebas del coronavirus con regularidad, pero en su caso contaban con la complicación añadida de que su programa incluye con regularidad a miembros de su círculo de allegados para dotar de interés a sus tramas.

Ahora el presentador Andy Cohen, que entrevistó recientemente a la familia para su nuevo programa de la cadena E!, ha desvelado el proceso que siguen para evitar contagios. Sus invitados son llevados en coche hasta un centro médico del valle de San Fernando donde se les realiza el test correspondiente, pero en lugar de recibir los resultados en ese momento, ponen rumbo al lugar donde se les espera para no perder el tiempo -casi siempre se graba en una de las casas de la familia- y una vez allí se les deja en la entrada hasta descubrir si han dado positivo o negativo en coronavirus.

En realidad, hay dos puertas: la primera, que se abre a todos los visitantes, y una segunda ante la que les toca esperar y que solo se abre si la persona o personas en cuestión no tienen coronavirus.

"Creo que hacen lo mismo con todo el mundo", ha afirmado Andy Cohen en el podcast 'B**** Sesh'. "Me pareció increíble... No paraba de preguntarle al conductor si esa era la puerta, y mi conductor, que ya lo había hecho antes, me decía: 'No, es la siguiente'. Y cuando se abrió la segunda pensé que estaba a salvo", ha bromeado.

En esta nota: