El karma, el karma... En esta ocasión, Melissa resultó beneficiada, pues el Karma le jugó a su favor.