EFE

Una consultora estadounidense estimó que el Proyecto de Saneamiento de la Ciudad y Bahía de Panamá necesitará una inversión adicional de 1.321 millones de dólares para abarcar zonas urbanas de reciente creación que no estaban contempladas en el diseño original de esta iniciativa, informó este miércoles.

"La ciudad desgraciadamente ha crecido de manera desordenada, sobre todo hacia Panamá Este y Panamá Oeste. Son lugares que no estaban contemplados inicialmente en el proyecto y ahora se han incluido", dijo la coordinadora del proyecto y funcionaria del Ministerio de Salud, Tatiana de Janon.

Publicidad

El plan de saneamiento se empezó a ejecutar en 2006, tomando como referencia el censo de 1990, pero el crecimiento de la ciudad de Panamá ha sido enorme en los últimos años.

"En la primera etapa, que es la que venimos ejecutando desde el 2006, tenemos un avance del 95 % (...) En el año 2017 estará terminada", explicó Janon.

Esta primera fase, que ha costado más de 750 millones de dólares, incluye la construcción de varias plantas de saneamiento de agua y 140 kilómetros de alcantarillado sanitario, desde el Casco Viejo hasta el sector de Juan Díaz.

El proyecto actualizado contempla sanear las aguas de un área de 105.000 hectáreas, 32 corregimientos y 1,3 millones de personas.

Para ello, se necesitarán 1.321 millones de dólares que se desembolsarán en 3 quinquenios, explicó Carlos Echeverry, el representante de Hazen and Sawyer P.C, la firma consultora encargada de la actualización del proyecto.

La consultora, que fue contratada por el Gobierno panameño, alertó además de los "altísimos" niveles de consumo de agua que se registran en la capital y que rondan los 369 litros por persona al día, mientras que en ciudades como Bogotá (Colombia), Lima (Perú) o Madrid (España) no se sobrepasan los 170 litros por persona al día.

"De nada sirve tratar las aguas si la población se excede en el uso de agua potable porque esto exige un mayor esfuerzo en la planta de tratamiento de agua", avisó Echeverry.

El técnico recomendó también revisar las tarifas de agua y "fortalecer el Plan de Ordenamiento Territorial" para poner fin al desorden urbanístico.

El proyecto de saneamiento de la Bahía de Panamá "va a remolque y detrás del desarrollo urbanístico, cuando debería haber sido al revés, por eso todo sale bastante más costoso", reconoció la responsable del proyecto.

Hasta ahora, las obras han estado financiadas por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la Agencia de Cooperación de Japón (JICA), Banco Europeo de Inversiones (BEI), CAF Banco de Desarrollo de América Latina, The OPEC Fund for International Development (OFID), el Aeropuerto Internacional de Tocumen S.A. y el Gobierno de Panamá.

Publicidad